viernes, 20 de julio de 2018

REFORMA


 
Recibimos un encargo para terminar de realizar los acabados de una reforma de un antiguo pajar y  convertirlo en un amplio espacio para celebraciones y reuniones familiares.
 
Nos encontramos con un espacio amplio al que no querían poner muros ni delimitaciones, excepto un apartado para un baño de invitados en la zona alta.





 
 
Las paredes se forraron con mortero monocapa imitación del típico marés menorquín, y así olvidarse de pintar o encalar paredes para siempre.
Los suelos se pavimentaron de una baldosa gres imitación parquet de color beige.
 


 
 
Se instaló una cristalera para aislar del posible frio y se dejó una instalación preparada para incorporar un chimenea en invierno, ya que la puerta de madera existente es la del antiguo pajar que han restaurado.



 
En los techos se instalaron unas ventanas abatibles para dejar pasar la luz y airear cuando fuera necesario.
 


 
El propio dueño fabricó estas puertas correderas de palets  con guías de hierro.


 

Delimitamos un apartado para un baño con ducha, lavabo e inodoro.

El mueble de lavabo se hizo de obra y se revistió con un mortero impermeable y fino ideal para zonas de baño, en un color gris oscuro. 

 

 
 

 
 

 
Las paredes  del baño se revistieron de monocapa tipo marés como el resto del espacio.





El suelo y las paredes de la ducha también se revistieron del mismo mortero que el mueble del lavado.
 

 
 
 

 
 
Pasamos a la zona baja donde se construyó una sencilla cocina de obra, revestida de mortero impermeable color beige , en encimera y frontal.
 

 
De la cocina pasamos al exterior donde se construyó una pérgola convirtiéndose en una zona para disfrutar en verano junto a la piscina.





 

Y así dejamos listo un gran espacio amplio y diáfano con la sensación de dejar un buen trabajo acabado.

 




 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario